El ingreso en prisión no justifica que el empleado falte al trabajo. Una condena penal no es causa de despido, pero sí lo es la ausencia del... Mostrar más

Cargando contenido, por favor, espera.

Saludame

Registrar
Recordarme